Kevin Mora – Goldepenal.com. El partido del próximo 26 de octubre, entre Real Madrid y Barcelona corre
peligro de jugarse por la tensa situación política que se vive en Cataluña, la cual se encuentra en protestas y manifestaciones debido al proceso independentista.

 

La Liga ha hecho oficialmente la propuesta a los dos clubes que El Clásica se cambie y se juegue en el Santiago Bernabeu y en la siguiente vuelta en el Camp Nou, algo que se sabe que en principio ha rechazado tajantemente el conjunto del Madrid, que prefiere que el partido se posponga en vez de invertir el órden de los Clásicos.

 

El partido corresponde a la fecha 10 y está establecido para el 26 de octubre a la 1:00 pm hora local (7:00 am en República Dominicana) y los movimientos independentistas han anunciado que habrán protestas incluso durante la hora del partido (Cosa que antes no se veía) y en caso de disputarse el partido proponen llevar todos la bandera de Cataluña y la equipación Amarilla del Barcelona, llegando incluso a venderla a muy bajo costo en los últimos días para que sea de fácil acceso a todos los fanáticos.

 

El conjunto Culé ha sido criticado en España por la postura que ha tomado la directiva del club, apoyando el movimiento independentista lo cual ha causado opiniones divididas entre los socios, además de figuras del barcelonismo como Xavi Hernández y Pep Guardiola que se han posicionado también a favor.

 

El veredicto será dado a conocer la semana próxima, entre lunes y martes, todo a expensas de lo que suceda esta semana en Cataluña y la postura de los clubes, aunque el gobierno español declaró que no ve “razonable” que se juegue en el Camp Nou este partido por razones de seguridad para los fanáticos y jugadores.

 

Las protestas han causado la suspensión de más de 126 vuelos, hay calles incendiadas y luchas entre los cuerpos de seguridad y manifestantes.