EFE. Italia coqueteó con romper el papel de favorita y sufrió su prueba más dura ante una Austria que acarició la sorpresa, que se desgarró con un gol anulado por el VAR y que sucumbió en la prórroga ante una genialidad de Federico Chiesa (2-1), en el segundo partido de los Octavos de Final de la Eurocopa 2020 celebrado este sábado 26 de junio donde la tetracampeona del mundo pudo vencer para avanzar a los Cuartos de Final.

 

El atacante de la Juventus, salido del banquillo como oxígeno para la prórroga, se vistió del Fabio Grosso de 2006 y de su padre Enrico, que marcó en la Euro de 1996.

 

El italiano cazó un balón dentro del área, lanzó un amague mágico y definió con la mejor volea de su vida. Desatascó un partido que sacó a relucir las tensiones italianas, sus problemas para desarbolar una defensa bien montada y que confirmó a Austria como un grupo mejor que el que su cartel preveía.

 

Chiesa adelantó a la azzurra al 95′ a pase de Leonardo Spinazzolla, mientras que Francesco Acerbi habilitó a Matteo Pessina 10 minutos más tarde para ampliar la ventaja en el tiempo extra.

 

Los austríacos pudieron descontar al 114′ por intermedio de Sasa Kalajdzic, quien fue asistido por Louis Schaub, para dejar en evidencia una vez más la calidad competitiva que tiene esta selección.

 

Italia conocerá mañana a su rival para la siguiente ronda, el cual saldrá del cotejo que sostendrán Bélgica y Portugal.