Pjanic ofrecerá más de lo que se cree y Arthur es una incertidumbre