Opinión: Se desmorona el castillo de naipes en el fútbol peruano