Aficionados del Mönchengladbach llenaron el estadio con sus fotografías