El fútbol se convirtió en el conejillo de indias