El Covid-19 tiene en jaque al fútbol dominicano