Goldepenal.com. River Plate y Boca Juniors disputaron finalmente el partido de vuelta para cerrar la final de la Copa CONMEBOL Libertadores de América 2018. El escenario fue el Estadio Santiago Bernabéu, en Madrid y al que se dieron cita más de 62.000 personas para presenciar el inédito duelo sudamericano en el viejo continente.

 

El juego comenzó con imprecisiones de parte y parte y sin un claro dominador, a pesar del intento de los millonarios hacerse de la esférica. La primera opción de peligro fue para Boca, cuando a los 10′ en jugada de córner Pablo Pérez remató de volea y libre de marca, pero su disparo salió frontal a Franco Armani que detuvo sin problemas.

 

 Sobre los 30′ Darío Benedetto cobró con potencia un tiro libre frontal al arco de River, la pelota impactó en la barrera y el rebote le cayó a Pablo Pérez nuevamente, quien intentó definir cruzado, pero aparecio la pierna de Milton Casco para desviarla al tiro de esquina y salvar a su equipo justo a tiempo.

 

Los xeneizes generaron una buena jugada colectiva por la banda derecha en la que Sebastián Villa con gran movimiento se quitó la marca de encima y soltó el centro que esperaba Benedetto en el área chica para empujara, pero Amani voló para despejarla. Con el rebote nació la contra de River que aprovechó el lento retroceso de Boca y la superioridad numérica para llevar peligro sobre la valla de Andrada. Sin embargo los azul y oro pudieron corregir a tiempo. Fue la primera emoción de ida y vuelta en 39′.

 

 

Sobre el final de la primera mitad Andrada tuvo una mala salida sobre el costado defensivo derecho de Boca, dejando la pelota regada para que Gonzalo «piti» Martínez intentara tirar un centro que se desvió en un defensor y que terminó cortando la zaga para originar la contra mortal que abrió la pizarra. Nández condujo la salida por el centro y lanzó un pase largo y milimétrico, rastrero que no pudo cortar Pinola para encontrar a Benedetto que ingresó al área y definió de gran manera ante la salida del meta Armani cuando el reloj maraca 43′.

 

Diez minutos después de iniciar la segunda parte se produjo una jugada polémica cuando Lucas Prato y Andrada chocaron en el área, pero el juez Acuña decretó falta en ataque, ante el reclamo de todo River Plate que pedía penal.

 

A los 67′ Quintero y Palacios se juntaron con toques de primera para abrir la zaga de Boca y dejar que Prato definiera para igualar el encuentro.

 

 

Durante la última media hora no surgieron mayores alternativas de gol para ninguno de los dos, lo que motivó a que la definición de la justa continental se fuera al alargue.

 

Apenas en el comienzo de la prórroga, Boca Juniors se quedaría con un hombre menos tras la expulsión del colombiano Wilmar Barrios a los 93′.

 

El equipo de la franja roja conseguiría el gol de la diferencia a los 109′ con un zapatazo de Juan Fernando Quintero desde fuera del área que rozó el travesaño sobre el ángulo izquierdo de Andrada. Tres minutos más tarde Fernando Gago saldría lesionado, dejando a su equipo con nueve jugadores.

 

Boca tuvo sobre el último suspiro la posibilidad de igualar el marcador, cuando Jara estralló un remate en el palo derecho de la puerta de Armani, previo hubo un roce defensivo. En el cobro de tiro de esquina, con todo el xeneize volcado al ataque nació de un rebote la contra en la que «piti» Martínez anotaría el 3 – 1 definitivo.

 

Finalmente River Plate se quedaría con la cuarta Copa Libertadores en su historia.