Dilio Guerrero – Goldepenal.com/Bahrein. Rodó el balón en el Khalifa Stadium, donde nuestra Selección Nacional se enfrentaba a los Emiratos Árabes Unidos, partido de preparación para la Liga de Naciones de CONCACAF y a su vez para la Copa Asiática por parte de los locales.

 

El inicio de partido fue con balón para los emiratís, cosa que supieron aprovechar, jugando con mucha paciencia y calma al inicio del partido y una selección tricolor en tres cuartos de cancha. Con un 4-3-3 bien marcado a la hora de defender por parte de la selección de República Dominicana, no fue suficiente para que en una buena jugada por el sector izquierdo, viniese un centro rasante y apareciera por el centro del área, Khalil Al Hammadi y temprano en el partido, al minuto 4′ marcasen el primero los locales.

 

Seguían pasando los minutos y Dominicana no se sentía cómoda en el terreno de juego y aunque el rival no presionaba y esperaba en tres cuarto de cancha no se podía tener dominio por completo del balón, al minuto 30′ cuando la tricolor jugaba mejor, en los pies de Mohammed Al Attas caía el segundo y eso le daba más confianza a la selección de los Emiratos Árabe.

 

Dominicana se asentaba en el partido y llegaría la primera clara, en los pies de Dorny Romero, que no logra aprovechar un centro pasado. Ambos equipos tocaban sin hacerse daño, pero una vez más por el sector izquierdo, la selección anfitriona lograba llegar a línea de fondo y con un centro pasado una vez más lograba marcar y ponía el partido 3-0. Ya sobre el final un centro pasado por parte de Gerard Laverne no podía ser controlado por Ronaldo Vásquez y así terminaba la primera mitad.

 

En la segunda parte y fue totalmente diferente a la primera, balón para la tricolor y en los primeros minutos ya había provocado tres corners a favor sin dar a los rivales tiempo a reaccionar o a recuperar el balón. Una dominicana presionando arriba sin dejar que el rival toque en corto y forzándolos a jugar en largo, hacía que nuestros centrales ganasen siempre por arriba y la segunda pelota siempre fue favorable a nosotros.

 

Con una mitad de cancha enchufada y filtrando balones constantemente, los quisqueyanos lograron provocar algunas diagonales así como también la buena rotación de balón hacia que nuestros laterales ganasen espacio y pudieran colgar balones al área, exigiendo al arquero emiratí y poniendo en peligro la portería rival.

 

Ya sobre la hora, un despiste defensivo en un tiro libre ponía uno contra uno a Bandar Albabi, que no perdonaba y sentenciaba el 4-0.

 

Muchas cosas buenas que recalcar de cara a la Liga de Naciones que inicia el próximo sábado para nuestra selección, los chicos demostraron en la segunda parte su personalidad y el buen fútbol que pueden crear.