El delantero argentino habló de todo luego de confirmar su continuidad en el conjunto culé: la disputa con Bartomeu, las charlas con su familia y los motivos que lo llevaron a quedarse.

 

Agencias. Lionel Messi seguirá siendo jugador de Barcelona, al menos por una temporada más. El futbolista argentino comunicó su decisión en una extensa entrevista con el sitio Goal.com, en la que habló de todo: la disputa con el presidente del club, Josep Maria Bartomeu, el dolor por los comentarios de la gente, las charlas con su familia sobre su decisión y los motivos que lo llevaron finalmente a quedarse en Cataluña.

 

¿Por qué tardó tanto en hablar?

“Primero porque después de la derrota de Lisboa fue muy duro. Sabíamos que era un rival muy difícil, pero no que íbamos a terminar de esa manera, dando esa imagen tan pobre para el club y para el barcelonismo. Dimos muy mala imagen. Estaba mal, no tenía ganas de nada. Quería que fuera pasando el tiempo para después salir a aclarar todo”.

 

¿La conversación con Bartomeu sobre sus ganas de salir?

“Le dije al club, sobre todo, al presidente, que me quería ir. Se lo llevo diciendo todo el año. Creía que era el momento de dar un paso al costado. Creía que el club necesitaba más gente joven, gente nueva y pensaba que se había terminado mi etapa en Barcelona sintiéndolo muchísimo porque siempre dije que quería acabar mi carrera aquí. Fue un año muy complicado, sufrí mucho dentro de los entrenamientos, en los partidos y en el vestuario. Se me hizo muy difícil todo y llegó un momento que me plantee buscar nuevos objetivos, nuevos aires. No vino a causa del resultado de Champions ante el Bayern, la decisión llevaba pensándola mucho tiempo. Se lo dije al presidente y bueno, el presidente siempre dijo que yo al final de temporada podía decidir si me quería ir o si me quería quedar y al final no terminó cumpliendo su palabra”.

 

¿Si se sintió solo en este proceso?

“No…No me sentí solo. Sólo no. A mi lado han estado los que están siempre. Eso me basta y me fortalece. Pero sí me sentí dolido por cosas que escuché de la gente, del periodismo, de gente poniendo en duda mi barcelonismo y diciendo cosas que creo que no me merecía. También me sirvió para ver quién es quién. Este mundo del futbol que es muy difícil y hay mucha gente muy falsa. Esto que ha pasado me ha servido para reconocer a mucha gente falsa que tenía en otra consideración. Me dolió cuando se puso en duda mi amor por este club. Por más que me vaya o me quede, mi amor por el Barça no va a cambiar nunca”.

 

¿Qué es lo que más le dolió de todo lo que se dijo?

“Un poco de todo, lo de los amigos de Messi, lo del dinero. Han dolido muchas cosas que se han dicho. Siempre antepuse el club antes que cualquier cosa. Tuve posibilidad de irme del Barça muchas veces. ¿El dinero? Todos los años pude irme y ganar más dinero que en el Barcelona. Siempre dije que esta era mi casa y era lo que sentía y siento. Mejor que acá es difícil. Sentía que necesitaba un cambio y nuevos objetivos, cosas nuevas”.

 

¿Por qué decidió quedarse?

“Me costó mucho decidir. No viene del resultado del Bayern, viene de muchas cosas. Siempre dije que quería acabar aquí y siempre dije que me quería quedar aquí. Que quería un proyecto ganador y ganar títulos con el club para seguir agrandando la leyenda del Barcelona a nivel de títulos. Y la verdad que hace tiempo que no hay proyecto ni hay nada, se van haciendo malabares y van tapando agujeros a medida que van pasando las cosas. Como dije antes siempre pensé el bienestar de mi familia y del club”.

 

¿La conversación con su familia sobre su posible salida?

“Cuando le comuniqué esto a mi mujer y mis hijos fue un drama bárbaro. Toda la familia llorando, mis hijos no querían irse de Barcelona, ni querían cambiar de colegio. Mi mujer con todo el dolor del alma me apoyaba y acompañaba. Mateo aún es pequeño y no se da cuenta de lo que significa irte a otro lado y hacer tu vida unos años en otra parte. Thiago sí, es más grande. Escuchó algo en la tele y averiguó algo y preguntaba. No quería saber nada de poder irnos, tener que vivir a un colegio nuevo o hacer nuevos amigos. Me lloraba y me decía “no nos vayamos”, repito que fue duro, la verdad. Era entendible. Me pasó a mí. Es muy difícil tomar una decisión».  

 

¿La disputa legal con Barcelona y la decisión final de seguir en el club?

«Yo pensaba y estábamos seguros que quedaba libre, el presidente siempre dijo que a final de temporada yo podía decidir si me quedaba o no y ahora se agarran a que no lo dije antes del 10 de junio cuando resulta que el 10 de junio estábamos compitiendo por la Liga en mitad del virus este y de esta enfermedad que alteró todas las fechas. Y este el motivo por el que voy a seguir en el club. Ahora voy a seguir en el club porque el presidente me dijo que la única manera de marcharme era pagar la cláusula de 700 millones, que eso es imposible, y que luego había otra manera que era ir a juicio. Yo no iría a juicio contra el Barça nunca porque es el club que amo, que me dio todo desde que llegué, es el club de mi vida, tengo hecha aquí mi vida, el Barça me dio todo y yo le di todo, jamás se me pasó por la cabeza llevar al Barça a juicio”.

 

¿Las dudas de la gente de su amor por el Barça?

“Me ha dolido mucho que se publiquen cosa en contra mía y sobre todo, que se publiquen cosas falsas. O que se llegase a pensar que podía ir a juicio contra el Barça para poder beneficiarme. Nunca haría una cosa así. Repito, me quería ir y estaba en todo mi derecho, porque lo decía el contrato que podía quedar libre. Y no es ‘me voy y ya está’. Era me voy y me costaba muchísimo. Me quería ir porque pensaba en vivir feliz mis últimos años de fútbol. Este último no encontré la felicidad dentro del club. Sentí mucho dolor de que se haya dudado de mi barcelonismo con todo lo agradecido que estoy a este club. Le amo y no voy a estar mejor acá que en ningún lado. Aún así estoy en el derecho de poder decidir. Me iba a buscar nuevos objetivos y nuevos retos. Y al día de mañana me podía tocar volver, porque aquí en Barcelona tengo todo. Mi hijo, mi familia, crecieron aquí y son de aquí No tenía nada de malo irme en ese momento. Lo necesitaba yo, lo necesitaba el club y era bueno para todos”.

 

¿Sus ganas de volver a pelear por títulos en el club?

“Quiero competir al máximo nivel, ganar títulos, competir la Champions. La puedes ganar o perder, porque es muy difícil, pero hay que competir. Por lo menos competirla y que no nos pase lo de Roma, lo de Liverpool, lo de Lisboa. Todo eso hizo me llevó a pensar esa decisión que no llevé a cabo. Volvemos al principio. Voy a seguir en el Barça y mi actitud no va a cambiar por más que me haya querido ir. Voy a dar lo mejor. Siempre quiero ganar, soy competitivo y no me gusta perder a nada. Siempre quiero lo mejor para el club, para el vestuario y para mí. Lo dije en su momento que no nos daba para ganar la Champions. Ya la verdad, ahora no sé qué va a pasar. Hay un entrenador nuevo y una idea nueva. Eso es bueno, pero después hay que ver cómo responde el equipo y si nos va a dar o no para competir. Yo lo que puedo decir es que me quedo y voy a dar el máximo”.

 

¿La última temporada en Barcelona?

«Yo lo pasé mal este año, pero es hipócrita decir eso si lo comparas con la gente que lo ha pasado mal de verdad con el virus, con la gente que ha perdido familiares y que ha perdido muchas cosas. Ojalá poder dar lo mejor y dedicar victorias a toda esa gente que nos acompaña desde arriba y a sus familiares, para poder dedicarle lo mejor a esa gente que lo está pasando mal y que podamos superar de una vez por todas podamos superar este virus y volver a la normalidad”.

 

¿El famoso «burofax»?

“El burofax fue para hacerlo oficial de alguna manera. Durante todo el año llevaba diciéndole al presidente que me quería ir, que había llegado el momento de buscar nuevas ilusiones y nuevos rumbos en mi carrera. Él me dijo todo el tiempo: ‘Ya hablaremos, que no, que esto y lo otro’, pero nada. Por decirlo de alguna manera, el presidente no me daba ‘bola’ a lo que le estaba diciendo. Mandar el burofax era hacer oficial que me quería ir y que quedaba libre y el año opcional no lo iba a usar y me quería ir. No era para montar un lío, ni para ir en contra del club, sino la manera de hacerlo oficial porque mi decisión estaba tomada. Si yo no mando el burofax es como que ni pasa nada, que me queda el año opcional que tenía y seguía el año. Lo que ellos dicen es que no lo dije antes del 10 de junio, pero repito, estábamos en mitad de todas las competiciones y no era el momento. Pero aparte el presidente siempre me dijo ‘cuando acabe la temporada decides si te quedas o te vas’, nunca puso fecha, y bueno, simplemente era hacerle oficial al club que no seguía, pero no para entrar en una pelea porque yo no quería pelearme con el club”.