• Las Leyendas de la FIFA respondieron en rueda de prensa.
  • Primero hablaron de las opciones de Tigres en la final.
  • Después contestaron a la pregunta de si el fútbol iba a perder una generación de futbolistas jóvenes por culpa de la COVID-19.

 

Prensa FIFA. Una Copa Mundial de Clubes de la FIFA es una cita en la que se concentra una gran competencia futbolística. Por eso no es de extrañar que este martes por la tarde pudieran congregarse nada menos que tres Leyendas de la FIFA, Kaká, Javier Mascherano y Júlio César, en la rueda de prensa que tuvo lugar en el estadio de la Ciudad de la Educación. Los periodistas allí presentes más los medios que asistieron a la conferencia de manera virtual aprovecharon al máximo, y durante alrededor de una hora, esta oportunidad.

 

¿Qué expectativas tienen de cara a la final del jueves?

Mascherano: «Tengo muchas ganas de que llegue y espero que sea una final atractiva para los hinchas neutrales. Tigres hizo historia al convertirse en el primer equipo de la CONCACAF en clasificarse para la final. El Bayern de Múnich ha sido una de las grandes potencias europeas en estos últimos años y está en un gran momento».

 

¿Qué opinan de que se juegue en los estadios que acogerán también la Copa Mundial?

César: «Son estadios extraordinarios con una infraestructura fabulosa. ¡Los aficionados se llevarán una agradable sorpresa cuando vean los estadios del Mundial!».

 

Si el Bayern gana la final igualará la gesta del FC Barcelona [campeón del sextete]. ¿Con quién irán en este partido?

Javier Mascherano: «Yo no estaba en aquel equipo, llegué después. Si gana el Bayern, tendremos que felicitarlo. Ha sido el mejor equipo europeo en estos dos últimos años y, si gana este trofeo, pasará a la historia. Estoy convencido de que la afición del Barça no quiere que gane el Bayern, porque así seguirían siendo los únicos de la historia en haberlo conseguido».

 

¿Qué impresión les ha dado Tigres en este torneo?

Kaká: «Me parece un equipo muy bien trabajado, con un plan de juego y una estrategia muy bien definidos».

Júlio César: «Creo que su técnico los preparó muy bien para la semifinal. ¡Y me sorprendió mucho las pocas ocasiones que concedieron al Palmeiras!».

 

¿Qué opciones tienen de derrotar al Bayern en la final?

Kaká: «Cuando te enfrentas a un rival de este nivel es fundamental contar con un buen plan de partido. Está claro que el Bayern es uno de los mejores equipos del mundo en estos momentos. Vamos a tener el placer de ver a estos dos grandes entrenadores dirigir a sus respectivos equipos».

Mascherano: «Estoy seguro de que Tigres saltará a la cancha con la mentalidad de jugar el encuentro conforme a su estilo y de imponer su juego. Siempre ha intentado plasmar su identidad en los partidos».

 

¿Qué les parecen los partidos sin público en las gradas?

Mascherano: «Lógicamente, la máxima prioridad siempre es la salud de las personas. La FIFA y Catar han hecho un esfuerzo enorme por garantizar la celebración de este torneo. Cabe recordar que esta es una de las pocas competiciones en las que hay hinchas en los estadios, lo cual es algo que nos conmueve y nos da esperanza».

 

Kaká: «No me puedo imaginar lo que es jugar sin público. Le he preguntado a algunos futbolistas por esta sensación, porque es totalmente diferente. Es muy raro marcar un gol y no sentir el ambiente del estadio. Cuesta mucho imaginarlo. En cualquier caso, ver las gradas del estadio al 30 % de su capacidad es una muy buena señal. Es un rayo de esperanza para todos».

 

Ustedes tienen experiencia en trabajar con niños. ¿Podrían decirnos qué creen que se debe hacer para que esta generación de futuros futbolistas no se pierda por culpa de la pandemia?

Kaká: «Yo sigo siendo optimista. Intento no obsesionarme demasiado con lo malo. No vamos a perder una generación por culpa de este parón. Todo lo contrario: esta generación saldrá más fuerte, porque habrá tenido que pasar por una situación sin precedentes».

 

Mascherano: «Nadie tiene una varita mágica para arreglar esto. Yo también soy optimista. Sí, es verdad que los jóvenes no han podido entrenar, pero no vamos a perder toda una generación por culpa de un año o un año y medio. A fin de cuentas, todo se irá arreglando y adaptando a la nueva realidad».