Richard Martínez Amparo – Goldepenal.com. Hace unas semanas fue publicado un artículo en el prestigioso portal “iusport”, en el que se analizaba el retorno del fútbol federado a nuestro país, cuyo autor, Jorge Domínguez-Michelén, culminó señalando textualmente lo siguiente: “la LDF ya está; hay que mantenerla, ayudarla a crecer y apoyarla a toda costa, pero si no invertimos en los futbolistas que mañana jugarían en ella, nunca podríamos trascender. Sembremos hoy para cosechar mañana.

 

A partir de dicha cita, la cual compartimos plenamente, a través del presente artículo pretendemos resaltar parte de los beneficios que pueden favorecer a los clubes de República Dominicana, si la FEDOFUTBOL -con apoyo estatal y/o privado- continúa fortaleciendo su plan de desarrollo deportivo, en lo que se refiere a la masificación de la práctica del deporte en los niños y adolescentes, en el soporte a los distintos clubes o academias y en la capacitación de entrenadores.

 

Los clubes o academias juegan un rol fundamental en el fútbol base y en el desarrollo de un futbolista, principalmente a partir de los 12 años de edad, donde inicia el período de instrucción/formación vital de cara al profesionalismo. Es por ello, que los clubes por ese rol de instrucción tienen derecho a recibir un resarcimiento económico.

 

De manera específica, en primer lugar, nos referimos a la “indemnización por formación” regulada por la FIFA en el artículo 20 del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores, así como en el anexo 4 de dicho Reglamento, la cual podemos definir como el derecho que posee un club de reclamar una indemnización económica cuando un futbolista ha sido formado en su institución y este posteriormente se inscribe como profesional con otro club o cuando el jugador sea objeto de una transferencia internacional antes de finalizar la temporada de su cumpleaños número 23 y por única vez.

 

En lo relativo al pago de la indemnización por formación, se ha establecido que el nuevo club es responsable de pagar por dicho concepto al antiguo club del jugador, si es un fichaje internacional, o a los clubes formadores por los que pasó previamente si es su primer contrato profesional. El monto a pagar es una suma fija establecida por la FIFA, que no tiene variación sin importar de cuánto es la transferencia o el contrato, conforme a una tabla que se actualiza cada año.

 

De ahí que, el monto a pagar será lo que figure en la tabla de la FIFA multiplicado por la cantidad de años que el jugador estuvo en el club formador entre los 12 y 21 años de edad y según la categoría que tenga cada club conforme a lo establecido por FIFA. Es importante señalar, que hasta los 15 años, todos los jugadores son considerados en la Categoría IV.

 

Conforme a la tabla de costos de formación y categorización de clubes publicada por la FIFA en el año 2019, los clubes de República Dominicana se encuentran ubicados en la Categoría IV de la CONCACAF con un costo de formación anual ascendente a US$2,000. La misma puede ser consultada en la página web de la FIFA.

 

 

Por otra parte, y en segundo lugar, se encuentra el llamado “mecanismo de solidaridad”, figura establecida en el artículo 21 del referido Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores de la FIFA, así como en el anexo 5 de dicho Reglamento.

 

Esta figura jurídica creada por FIFA, básicamente consiste en que si un jugador profesional es objeto de una transferencia internacional (temporal o definitiva) durante el período de vigencia de su contrato, el club formador tiene derecho a recibir un 5% de cualquier cantidad pagada al club que transfiere al jugador, en función de los años que ha estado inscrito en dicho club formador a partir de los 12 años hasta los 23 años.

 

Dicho pago se hará conforme a la proporción establecida en la última modificación realizada por la FIFA este año al anexo 5 del referido Reglamento sobre el mecanismo de solidaridad, que entraría en vigencia a partir del próximo primero (1ero) de julio,  según la cual desde los 12 hasta los 15 años por cada temporada, al club formador le corresponde un 5% del 5% de cualquier suma pagada por la transferencia. De igual forma, un 10% del 5% por temporada desde los 16 años hasta los 23 años de cualquier suma pagada por la transferencia. Sin lugar a dudas, una nueva fórmula bastante compleja y hasta difícil de entender y calcular.

 

Un punto novedoso en cuanto al mecanismo de solidaridad, es que a partir de julio 2020, también será aplicable en aquellos casos en que el jugador es transferido de forma definitiva o parcial entre clubes de una misma federación siempre y cuando el club formador sea de una federación distinta. Dicha modificación podría implicar grandes beneficios para clubes latinoamericanos que formaron jugadores que se encuentran jugando en el continente europeo en la actualidad.  

 

Conforme al Reglamento, el nuevo club deberá pagar al equipo o equipos formadores en la proporción correspondiente a más tardar dentro de los 30 días siguientes a la inscripción del jugador en la plantilla del club adquiriente.

 

Así las cosas, es bueno poner en contexto comparado, sobre lo que pueden implicar estas figuras jurídicas creadas por FIFA, una vez República Dominicana logre crear un buen mercado de jugadores y pueda recibir ofertas para transferir los mismos al extranjero; por ejemplo, un club de Costa Rica durante el año 2019, llamado Deportivo Saprissa recibió US$500,000.00 en virtud de la transferencia internacional de Keylor Navas desde el Real Madrid C.F. hasta el Paris Saint-Germain F.C., en virtud de que el arquero estuvo con dicho club desde los 14 años hasta su salida a playas extranjeras que se produjo a los 24 años de edad (Saprissa cobró el mecanismo de solidaridad por la formación de Navas desde los 14 años hasta los 23 años).

 

Ahora bien, para que un club pueda recibir eventualmente el beneficio de la referida indemnización por formación o del mecanismo de solidaridad, tiene la obligación mantener al día el registro de sus jugadores en la plataforma FIFA CONNECT, lo cual permitirá dotar a cada jugador de un pasaporte electrónico con el historial del futbolista desde su etapa de formación siendo este el único aval del club frente a la FEDOFUTBOL y/o FIFA para reclamar de manera válida en un posible reclamo de dinero por derechos de formación o solidaridad en ocasión a la transferencia de un jugador.

Es importante destacar, que uno de los grandes logros de la Comisión Normalizadora de la FIFA en la FEDOFUTBOL, fue obtener de manera gratuita por un tiempo determinado la referida plataforma a favor de los distintos clubes del país, lo cual resultó en el registro de más de setenta y cinco instituciones deportivas y cerca de nueve mil jugadores, lo cual constituyó un gran paso de avance en organización y transparencia.

 

Es por lo anteriormente expuesto, que las asociaciones provinciales deben seguir abogando por el fortalecimiento institucional de los clubes de fútbol de nuestro país, para que en un futuro no muy lejano, los mismos puedan percibir altos ingresos por los años dedicados a la formación de jóvenes futbolistas antes de pasar al profesionalismo, siendo este uno de los beneficios del retorno del fútbol federado a República Dominicana.

 

Finalmente, por este tipo de beneficios y por muchos más, es que el organismo rector del fútbol local debe abogar por el desarrollo del fútbol y ejecutar todas las políticas deportivas que sean necesarias para ello, inclusive, ojalá que los clubes de la Liga Dominicana de Fútbol puedan obtener el presupuesto para desarrollar sus categorías inferiores (cantera) pues ellos serían los principales beneficiados de las indemnizaciones por formación y el mecanismo de solidaridad a largo plazo.