Germán Carrara/Buenos Aires – Goldepenal.com. El 19 de mayo habrá una asamblea integrada por las autoridades donde se oficializaría el retorno para fines de ese mes o principios de junio.
 
 
La situación en Argentina es muy parecida al resto de América Latina: Delicada por la salud de la sociedad y por la incertidumbre económica para el futuro. Más allá de esta tendencia por la preocupación y la cuarentena obligatoria, la ansiedad por que vuelva a rodar la pelota es absoluta. Por eso desde varios sectores relacionados a la dirigencia de la Asociación del Fútbol Argentino filtraron «off the record» la intención de volver a la actividad.
 
 
El reinicio, por un lado, sería sin descensos por esta temporada (con esta resolución se salvaría el Gimnasia Y Esgrima La Plata de Diego Maradona, realmente complicado en cuanto a resultados para sostener su estadía en Primera División) pero se mantendrían los dos ascensos provenientes de la segunda categoría. Y por el otro, jugar sin público hasta octubre, noticia que fue dramática para los hinchas aún en contexto de alarma mundial.
 
 
De este modo continuaría la Copa Superliga de la cual se llegó a disputar la primera fecha tratando de adelantar partidos entre semana, teniendo en cuenta que Conmbeol evalúa trasladar la edición 2020 de la Copa Libertadores y Copa Sudamericana para el año próximo, por lo acotado que quedaría el calendario y por los cierres de fronteras de los diferentes países del continente con clubes participantes.
 
 
Aún falta la aceptación por parte del Gobierno Nacional y la mesa sanitaria. Ambos considerarán el comienzo del invierno en el hemisferio sur, con hábitos sociales ante las bajas temperaturas que favorecen a la propagación del virus y que sin dudas será un factor a tener en cuenta para el regreso del fútbol.