El fútbol regresó tras la pandemia con la reanudación de la Bundesliga este fin de semana.

Las numerosas y llamativas normas de prevención, junto a los altísimos niveles de audiencia televisiva fueron lo más resaltante.

 

Goldepenal.com. Tras 10 semanas de interrupción por la pandemia del Covid-19, la Bundesliga se reanudó este fin de semana, representando la vuelta del fútbol a la acción. En un hecho histórico, la  liga alemana fue la primera de las grandes competencias europeas en reactivarse para intentar culminar las fechas pendientes de su temporada 2019-2020. Lo más destacado del suceso fueron las formas del regreso y los récords de audiencia televisiva.

 

El transcurrir de los días y las semanas durante el confinamiento generaron una expectativa enorme en los aficionados al fútbol de ver rodar nuevamente el balón. Millones de espectadores en el mundo estaban atentos de conocer cómo sería el nuevo fútbol y otros simplemente se sentían necesitados de entretenimiento. Todo esto, sumado a la prohibición de público en los estadios, motivó a la gran masa a conectarse al televisor para observar la inédita jornada.

 

Lo más destacado de la noticia tiene que ver con las formas en que se da el reinicio del balompié y que puede marcar la tendencia para el resto de las ligas que aún tienen como objetivo finalizar su temporada 2019-2020. Estadios sin aficionados, distanciamiento entre los actores: metro y medio entre jugadores en el banco de suplentes, el uso de mascarillas exceptuando a jugadores en el campo y árbitros, nula presencia de recoge pelotas y la más polémica de todas, aunque cabe destacar que no es una norma sino una recomendación, no abrazarse para celebrar los goles.

 

Fuentes indican que la cadena Sky batió su récord absoluto de audiencia con más de 6 millones de televidentes sintonizados a los partidos transmitidos durante el fin de semana. La cifra total de espectadores se repartió entre los distintos horarios en que fueron disputados los cotejos. La audiencia registró más 3.6 millones para la televisión paga y 2.45 millones de aficionados se reportaron en señal abierta.