Daniel Oliveros – Goldepenal.com. Muchas veces vemos con alta preocupación, que en la actualidad y con lo que está logrando atravesar el mundo, que es una gran dificultad, por el tema de la pandemia del Covid-19, prevalece por encima de lo humano, por encima de la salud, por encima del bienestar de atletas, dirigentes y de árbitros la parte económica y en algunos países del mundo, se están tomando decisiones sin detenerse a revisar aspectos que se refieren precisamente al resguardo y a la integridad de los atletas que forman parte de la vida deportiva.

 

Cabe destacar, que en diferentes disciplinas llámese béisbol, tenis, fútbol americano, el fútbol que conocemos tradicional y cualquier otra disciplina, es mucho más importante para los empresarios el aspecto económico.

 

Siempre están revisando en múltiples oportunidades las pérdidas económicas que están teniendo por la ausencia de la actividad en diferentes ligas, eventos y torneos, pero muy pocos se detienen a analizar el nivel de riesgo al que pudieran ser expuestos los protagonistas que saltan a un rectángulo de juego en el caso del fútbol, a un diamante en el caso del béisbol, a un tabloncillo en el caso del baloncesto, o en arcilla si es el caso del tenis.

 

Pero lamentablemente prevalece el aspecto de la parte económica por encima de la vigilancia de la salubridad de cada uno de los elementos que componen los equipos, que componen el personal que está atento en los estadios, ya sea en seguridad o mantenimiento.

 

Son muchas las ligas que todavía analizan la posibilidad de iniciar buscando siempre el estudio y las estrictas medidas de bioseguridad para cada elemento, otras ya se pusieron en marcha y hasta ahora han logrado cumplir a cabalidad con todo lo exigido por los entes rectores de los deportes en esa materia, pero lamentablemente hay otras que ni siquiera han tomado aspectos referentes al desarrollo de la seguridad de todos y cada uno de quienes son participes de los diferentes eventos que se desarrollan en el planeta.

 

Y es aquí donde nos detenemos a preguntar ¿qué pudiera será más importante, la seguridad e integridad de los protagonistas o tener los bolsillos llenos de los empresarios o de los directivos de las diferentes federaciones?

 

Suena lamentable tener que decir que las cuatro monedas que ingresan por diferentes causas bien sean derechos de televisión, bien sean aspectos publicitarios, lamentablemente prevalecen muy pero muy por encima del aspecto de la tranquilidad de los protagonistas y lo más complicado la tranquilidad de su salud.