Los entrenadores contrastan en sus ideas, en sus últimas conferencias de prensa fijaron posición. Gallardo dijo que el partido de su vida lo jugó en Madrid. Para Alfaro el juego de su vida es hoy.

 

Esteban Sierra Zamuria – Goldepenal.com. Diez meses después de la final de Madrid, se presenta otro apéndice de la larga historia de los equipos más trascendes de la Argentina. Para los de River muy pronto toparse nuevamente con su archirival, en Boca lo ven como una oportunidad de revancha.

 

En la memoria de todos, están los pasajes de aquel definitorio cruce que ha generado que el River de
Marcelo Gallardo, se vea como casi invencible, (como el Boca de Bianchi). Más que el boleto a la instancia definitoria, sigue en juego la prestancia de las instituciones de no perder ante tu rival de siempre y para la fanaticada sacar pecho y pregonar que son hincha del mejor.

 

En lo deportivo, las últimas presentaciones en la Super Liga, llenó de muchas más dudas, como si no las ha tenido al combinado boquense, es que la derrota ante el actual campeón argentino hizo que la desesperación rebozara los niveles. Lesiones, pobre funcionamiento y apellidos de peso complican la víspera de lo que será Boca en la planilla de juego.

 

En el lado de la banda, desde que llegó Gallardo el torneo doméstico no es referencia, pero si su juego y resultados en el concierto continental. Es decir, cuenta con esa condición que juega mejor y está mejor. La ida en el monumental fue ventaja para el plantel millonario, Rafael Santos Borré y Nacho Fernández fijaron el dos a cero que desde el juego parece irreversible.

 

En la Boca habrá una fiesta, el entorno azul y oro apelará a los valores intangibles como la garra y el somos boca. Es fútbol, y el dos a cero le pueden dar vuelta, pero como siempre; todo pasa por el cómo y en el fútbol supraprofesional las formas es todo o casi todo.

 

Alfaro se juega todo, pero no tiene todo para vencer a River. Usaría en el arco Andrada; zona defensiva; Bufarini, Izquierdos, López y Más. En la zona medular; Marcone, Capaldo Salvio, Zárate, Macllister y en ataque Hurtado.

 

Para Gallardo, la fortuna de contar con los mismos once de la ida hace que los repita; Armani; Montiel, Pinola, Martínez Quarta; E. Pérez, Palacios, I. Fernández, De La Cruz; Suárez y Santos Borré.